Manuel Vilariño. Mar de Afuera

La quietud y el silencio habitan la Sala Goya del Círculo de Bellas Artes, grandes fotografías en blanco y negro, color y cajas de luz nos adentran en la personal visión de Manuel Vilariño (La Coruña, 1952) a través de Mar de Afuera.

Al entrar en la sala aquello que llama poderosamente nuestra atención es un enorme políptico que cubre toda una pared con retratos de diferentes ejemplares de aves, llenos de fuerza, si bien la palabra retrato implica la representación de personas, en este caso dada la expresividad cuasi humana de estos pájaros, que parecen posar intencionadamente ante la cámara, nos permitiremos la licencia de denominarlos así.

Tras esta primera imagen, nos detenemos, algo impactados ya, ante una serie de paisajes que muestran una mirada espiritual y contemplativa que denota ese trabajo de escucha y espera, como define el autor. Estas imágenes han sido comparadas con Friedrich o Turner, con esa idea romántica de lo sublime. Yo me atrevería a ir un paso más allá, y algunas de ellas las equipararía con Rothko, la pura abstracción de las formas, que aún pudiendo resultar demasiado “decorativas”, exhalan cierto hálito trascendental.

“He nacido mirando al océano” afirma Vilariño, y no cabe duda de ello, se mimetiza con él y nos muestra la naturaleza desde un punto de vista personal muy interesante.

Hasta el 8 de Julio en el CBA (C/ Alcalá, 42. Madrid) podreís visitar este Mar de Afuera, dedicadle unos minutos, merece la pena.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s