La cultura no es un lujo

Ayer a las ocho de la tarde teníamos una cita frente al Reina Sofía. La subida del IVA del 8% al 21% y la reducción de los presupuestos para las instituciones culturales, hicieron que decenas de personas relacionadas con el sector cultural se concentraran frente a las puertas del Museo. Si bien la asistencia no fue tan numerosa como cabía esperar, la afluencia de medios fue importante y las cosas que allí se dijeron de vital importancia para el mundo artístico.


El acto, que no duró más de veinte minutos, consistió en la lectura del manifiesto por parte del artista Juan Uslé (Santander 1954), que conoce de primera mano la crisis artística en España. El texto, consensuado por todos los representantes del sector, pone de manifiesto las repercusiones que tales medidas adoptadas por el gobierno tendrán en el “ya frágil tejido cultural, que a partir del 1 de septiembre quedará herido de muerte”, ya que no solo no aumentará la recaudación por parte del Estado, si no que “va a reducirla porque va a minimizar hasta la nada la actividad cultural productiva, al tiempo que se precariza más todavía al sector, lo sitúa en una posición de difícil competitividad con el exterior y lo empuja hacia transacciones irregulares”.

Añaden “que la actividad cultural española necesita ser impulsada, no arrojada al contenedor de material reciclable.” Reclamando la unidad de todo el sector para hacer frente al “conjunto de medidas que van en contra de los intereses de nuestra soberanía como sociedad”. Es por ello que se exige la retirada de dichas medidas y la negociación del Ministerio de Cultura, Educación y Deporte con las asociaciones representativas de los diferentes sectores  y  proponiendo la elaboración conjunta de un Plan de Apoyo y Protección de la Cultura. Rechazando cualquier tipo de participación o colaboración en todo acto promovido por el Ministerio.

Desde Madrid, como centro neurálgico de operaciones, animaron al resto de ciudades a sumarse a las acciones de protesta, que no cesarán hasta ser escuchados, como el propio Uslé declaró.

Allí pudimos ver,  entre los asistentes, caras representativas del mundo artístico y cultural, tales como las galeristas Soledad Lorenzo y Juana de Aizpuru, y artistas de la talla de Luis Gordillo o García Alix.

Sin embargo, me temo, que pese a que la intención es incuestionable, los medios no son los más efectivos si uno quiere ser escuchado, como demuestra una concentración no demasiado multitudinaria, en la que el silencio primó y tras la lectura de dicho manifiesto la multitud fue desvaneciéndose entre el murmullo de los asistentes. Más tenía de reunión de amigos que de protesta, lo cual por otro lado es de agradecer frente a los disturbios que acostumbramos a tener en cualquier tipo de concentración, pero lamentablemente si se quiere ser escuchado hay que gritar alto.

Os animo a que firméis en Por el Arte en apoyo al sector y en rechazo a las medidas adoptadas por el Estado.

Las fotografías fueron tomadas por Cristóbal Benavente Sosa.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s