El otro día hablábamos en nuestro directo de Instagram acerca de las Olympus Mju II, uno de los principales referentes en lo que a compactas de calidad se refiere. Estas cámaras ganaron fama hace unos años por su excelente calidad óptica, su pequeño tamaño y el hecho de que era común encontrarlas en mercadillos por 6€. En los últimos cinco años el precio de éstas ha subido superando en muchos casos la barrera de los 150€. ¿Por qué una subida de precio tan astronómica? ¿Es acaso la mejor compacta que se puede comprar? ¿Qué alternativas hay ahí fuera?

Olympus Mju II Cromada de Sales de Plata

¿Es por su tamaño?

Desde luego las Olympus Mju son de las cámaras más pequeñas que se han fabricado; en grosor, podríamos citar a la Minox 35 como una más "fina", o a la Nikon AF600, de las compactas más compactas que hay; a pesar de ello, en el caso de la primera hablamos de una cámara que no es "point and shoot", sino que dispara en prioridad de apertura y en la cual tenemos que indicar nosotros la distancia estimándola a ojo. Respecto a la Nikon, es mucho más parecida en cuanto al concepto de la Mju II, pero con una óptica algo más angular (28 f3.5). Sea como sea, la Olympus Mju II puede ser considerada como "bolsillera" sin problemas, así que como buena compacta, no tendremos problema en cargarla encima todo el día.

¿Es muy rápida?

No es la más rápida, pero sí es bastante rápida, suficiente para foto de calle. Supera con creces a muchas compactas de la gama más superior, como la Rollei AFM 35 (Fuji Klasse S), que es notoriamente lenta y también supera por poco a su predecesora, la Mju I; quizá el mayor problema lo tenga por su shutter lag, pero esto es típico de todas las compactas: en una reflex con autofocus, al apretar a la mitad el disparador, el objetivo se mueve para enfocar y al apretarlo del todo, se activa el obturador. En el caso de la Mju II y de las point and shoots en general, salvo excepciones como la Konica Hexar AF, al apretar el disparador a la mitad, la cámara pre-enfoca, pero es al apretarlo del todo cuando el objetivo se mueve para llegar a ese enfoque y se acciona el dispador. Igualmente, esta velocidad, sin ser excepcionalmente rápida, no suele suponer un problema para la mayoría de fotos normales que hacemos o incluso para foto de calle.

¿Es silenciosa?

Si bien es rápida, no es silenciosa para nada, su arrastre es ruidoso, aunque rápido y no hay forma de evitar que avance hasta que hayamos levantado el dedo del disparador ni nada por el estilo. Si queremos una point & shoot silenciosa, lo máximo que podría existir es la Konica Hexar AF, si bien es más "telemétrica" que "compacta", algo así como una Fuji X100 de la época. Dicho esto, es utilizable en cuanto al nivel de ruido que da en ambientes normales, pero si hablamos de ambientes cerrados, sagas como las Olympus XA, las Minox 35, las Lomo LCACosina CX-1 o incluso las Rollei 35, son cámaras mucho más silenciosas, aunque no hablamos de cámaras para "apuntar y disparar" en ese caso, sino de pequeñas maravillas repletas de más o menos controles manuales.

¿Cómo es su ergonomía?

Botones de goma que hay que pulsar con la uña en la parte trasera para desactivar el flash, un visor diminuto que le cuesta encontrar a la gente la primera vez que coge la cámara... sinceramente, no es la mejor ergonomía del mundo. Se argumenta que en cuanto a tamaño pequeño es difícil hacer una ergonomía buena, pero en realidad, incluso su predecesora, la Mju I, tiene controles más fácilmente "pulsables" y un visor de mayor tamaño; aunque si hablamos de visores, el de la Pentax Espio Mini, con su corrección de paralaje incorporada según la distancia a la que enfoca, es de lo mejorcito que hemos visto. El de la Nikon 35Ti también funciona así, pero a un precio muchísimo mas elevado; en cuanto a pulsar los botones de desactivar el flash, nada es mejor que la Canon Prima Mini II con su dial físico que podemos pre-configurar en modo "flash desactivado", sacar la cámara del bolsillo, apuntar y disparar en un instante.

¿Merece la pena la óptica luminosa?

En realidad es un poco un arma de doble filo: siempre merece la pena una óptica luminosa en condiciones de poca luz, pero no hay que perder de vista el hecho de que estamos fiándonos del enfoque automático de la cámara, que, desde luego, lo va a pasar peor para clavar el foco a f2,8 que a una apertura más cerrada, aunque sea un angular en el que es difícil desenfocar. Con f2,8, es de las cámaras más luminosas en cuanto a ese tamaño, sólo superada por cámaras de otra liga en cuanto a precio y funcionalidad, como como la Fujifilm Klasse S con un 38 f2,6, la Leica Minilux con un 40 f2,4, la Fujifilm Natura, con un impresionante 24 f1.9 o la Canon AF35ML con un 40 f1,9 o la Konica Hexar AF con su 35 f2, si bien estas dos últimas son más "telemétricas" que "compactas"; por otro lado, si una compacta necesita una óptica luminosa es algo que podemos cuestionarnos, teniendo en cuenta que al no tener espejo como las réflex, disparar a velocidades lentas a pulso es algo relativamente fácil aunque empleemos aperturas más cerradas, más aún teniendo en cuenta que hablamos de cámaras con objetivos angulares en los que la trepidación se nota mucho menos.

¿Qué tal es la calidad óptica?

Muy buena. No hay mucho que decir de la calidad óptica de una compacta, pero entre los usuarios, no dudan en compararla con otras de gama alta como las míticas Yashica T3, T4, T5 o incluso con las Contax T2 o T3, ambas, menos luminosas que la Olympus Mju II. Tengo esta foto hecha hace ya cinco años con ella y aún me sorprende lo buena que es la calidad óptica para una compacta que en aquel entonces costó menos de 10€. Desde luego, no hablamos de ninguna Leica, pero dudo que alguien dispare una compacta por la nitidez, para eso tenemos el formato medio: si usamos una es por tener una cámara en nuestro bolsillo que poder sacar y disparar, cuanto mejor sea, mejor, desde luego.

Olympus Mju II

¿Es versátil la óptica?

El 35mm como óptica fija es de las mejores opciones que hay y es de las más usadas desde que las primeras point & shoots surgieron a la luz en los años '80, como la Nikon L35AF, por ejemplo; si nos gusta algo más angular, podemos mirar cámaras con un 28mm, como la Minolta TC-1 o la ya mencionada Nikon AF600 con un f3,5. También las Fujifilm Klasse W, la Nikon 28Ti o la saga Ricoh GR1, todas con un f2,8 de apertura; más angular que eso es difícil, podríamos mencionar a la Fujifilm Natura con su 24 1,9 o las Ricoh GR21, con un 21mm y, si apuramos mucho, la Lomo LCA Wide, con un 17mm; más teleobjetivo que 35mm es casi imposible encontrar algo sin entrar en las cámaras con zoom. Hay muchas con 38mm como las Fujifilm Klasse S, la Canon AF35M , la Contax T2 o incluso un 40mm como la Leica Minilux o la Canon AF35ML, pero a la hora de usarlas, son prácticamente iguales que usar un 35mm.

¿Tienes controles manuales?

Bueno, podemos quitar el flash y si pulsamos a la vez los botones de temporizador y flash, se activa un modo de medición puntual que puede ser útil de cara a contraluces, pero hasta ahí todo. Prácticamente cualquier compacta que sea más cara que la Mju II nos permitirá controles manuales mayores, la pregunta es si realmente queremos controles manuales en una compacta o lo que queremos es una cámara que apunte y dispare, que es lo que es; desde luego que una Rollei 35 nos permitirá control de todos los parámetros de exposición y otras como la Contax T o la Olympus XA, de la mayoría, pero son cámaras muy alejadas del concepto de la Mju II en cuanto a rapidez en el manejo. De hecho, en el caso de esas dos, hablamos de auténticas telemétricas en uno de los envases más pequeños que se han fabricado jamás.

¿Merece la pena pagar tanto por una compacta?

Hay que admitir que es duro pagar cerca de 180€ por una Mju II, pues es un terreno que ya pisa lo que vale una réflex de nivel medio, pero en verdad si lo que necesitáis es una compacta, otra cámara no lo va a resolver. Si buscáis algunos nombres de los que hemos mencionado arriba, veréis que no es "tanto" el precio de la Mju II; la subida de precio ha sido astronómica en los últimos años, pero sigue siendo mucho menos que lo que costaría prácticamente cualquiera de las otras, algunas de las cuales superan la barrera de los 1000€ (¡!). Si queremos una cámara mas económica y no nos importa tanto la luminosidad de la óptica, cualquiera de las Mju Zoom puede dar un buen resultado, la Prima Mini II tampoco está mal de precio, además de contar con una ergonomía genial, así como las Yashica Minitec Super -hermanas pequeñas de las T4- son buenas contendientes, así como las Ricoh R1 (alternativas a las GR1). Unas grandes olvidadas son las sagas Rollei Prego y Rollei Giro, que pueden dar muy buenos resultados a un precio bastante económico. 

¿La puedo reparar si se rompe?

Rara vez: de cinco que nos llegan para reparar, quizá sólo dos tienen arreglo. Tened en cuenta que son cámaras que no se fabricaron en su día pensando que seguirían funcionando más de 20 años después. No dejan de ser compactas en las cuales la mayoría de piezas son de plástico y que, cuando se rompen, muchas veces resulta imposible acceder a una pieza en concreto porque hay que cambiar un "bloque", haciendo inviable la reparación por su elevado precio en tal caso; aunque esto no es algo propio exclusivamente de ellas, en realidad cualquier point and shoot es proclive a este tipo de defectos, por muy "gama alta" que sea, algunas incluso como las Leica Minilux, están pensadas para "autodestruirse" después de cierto número de disparos, lo cual es aún más molesto; tristemente, con las compactas, dada su contrucción,, la probabilidad de que al romperse no puedan arreglarse, es alta, ante lo cual el único consejo posible es comprar algo en la medida de vuestras posibilidades económicas asumiendo que, que ocurra esto, es una posibilidad o bien tirar por cámaras más "manuales" como las Rollei 35, Olympus XA, Cosina CX-1, Lomo LCA, Minox 35... básicamente, cuanto menos automatismos tenga incorporados una cámara, más fácil de reparar resultará.

Conclusión

No quiero que todo el texto anterior se vea como un comentario para desprestigiar las Olympus Mju II al compararlas con otras, al contrario: aún habiendo alternativas mejores en muchos aspectos, al mirar punto por punto, tomando una visión global del asunto y considerando la relación prestaciones-calidad-precio, las Mju II son de las mejores compactas que se han fabricado, de ahí su buena fama que sigue creciendo y creciendo; ya en su día fueron de las compactas más populares, razón por la cual el precio se ha disparado, pero manteniéndose a un nivel comedido, pues, al venderse muchísimas, difícilmente podríamos considerarlas como un objeto de coleccionismo salvo por algunas ediciones limitadas de dudoso buen gusto que se fabricaron; en lo que a las Mju II se refiere, por lo tanto, la inflación ha venido dada por los propios usuarios que las han valorado como las excelentes cámaras que son y no tanto por los coleccionistas, como suele ocurrir en este mundillo. Incluso siendo cámaras de precio medio-alto, su precio no es ni de lejos tan elevado como el de otras y su calidad y usabilidad están garantizadas. Si se me apura, incluso me atrevería a decir que el precio en el futuro seguirá subiendo por el hecho de que, dada la dificultad para repararlas, año tras año, habrá menos en circulación, pero esto no es una excusa para no salir a la calle a disparar fotos con ellas desde ya, sino al contrario: una razón para disfrutarlas lo que duren. Si lo que necesitáis es una compacta de calidad, con buenas prestaciones y una excelente óptica, el precio realmente está muy a la par con lo que ofrece y los resultados van a ser, seguro, los que esperaríais de ella.

Compartir esta entrada

Comments (0)

No comments at this moment

Nuevo comentario